domingo, 4 de octubre de 2009

El libro de Alejandra

Alejandra era una chica corriente,amante y aficionada a los pequeños placeres de la vida,como la música,el cine,el arte en sí,pero su mayor hobbie,era leer,posiblemente podía pasar horas y horas ante aquellos mundos de papel,era algo heredado pues sus padres tenian una gran biblioteca,con un amplio catálogo.Había leído la mayoría de aquellos nuevos y viejos libros,y hoy se encontraba consternada,ante uno que jamás había visto,sin portada,sin editorial era posiblemente algún manuscrito,tan solo venía con una nota al dorso,"Hasta el último momento...".

Empezaba con un nacimiento,el nacimiento de bebe blanca,que fue creciendo con una feliz infancia, de niña blanca a joven blanca,asi se le llamaba en el libro, señorita blanca.Alejandra podía ver que era tan solo la historia de una niña corriente,sus costumbres,pensamientos,vivencias,vivencias y costumbres como los de cualquiera,como los de la propia Alejandra,asi está se sentía poco especial,al saber que cualquiera con un mínimo de arte narrativo,podía clavar sus pasos en este mundo,pensó que era una chica corriente hasta el párrafo en que joven blanca abre las puertas de su biblioteca y toma un libro,sin portada ni editorial,posiblemente un manuscrito con una nota al dorso "Hasta el último momento...".

Alejandra cerró el libro,abrumada,por un instante no sabía si lo que quería era dejar de leer o saber que pasaría.Tan solo duró un segundo e inmediatamente despues continuó con la lectura de su vida,empezaba a leer su futuro,podía ver que problemas la acosarían,que amigos serían en los que podía confiar y dejarse caer,y cuáles no,veías sus ilusiones y sus desilusiones,rápidamente pasaron años en el libro,terminaba la facultad,se enamoraba de chico negro y se casaban,Negro y blanca,empezaba aqui una vida gris,Alejandra no podía dejar de leer hasta que llegó un punto,en el que las páginas solo eran grises,no se había dado cuenta que se tornaban mas oscuras,y mas difíciles de leer.

Alejandra abandonó demasiado pronto la lectura,se juró no hacer nada de lo que leyó,y sobre todo no enamorarse,no vivir, subió a su cuarto y se durmió para siempre,el libro que había dejado en la mesa de noche adelgazo del golpe,y las últimas páginas donde narraban como Alejandra dejaba de respirar se coloreaban en rojo, un rojo que descubría la segunda parte de la nota al dorso..."Hasta el último momento puedes elegir tus pasos".

1 comentario:

Paula dijo...

Original
un beso.